Blogia

gadantre-1

LA ESPIRAL DEL SILENCIO

LA ESPIRAL DEL SILENCIO

Fermín (nombre ficticio para proteger la verdadera identidad de la fuente), trabaja como reportero para un conocido medio de comunicación masiva local, medio con el que Fermín no se siente satisfecho, ideológicamente hablando, sin embargo él dice, “ser medianamente bien remunerado económicamente”, razón por la cual habitualmente, al menos en su entorno laboral, se ve en la obligación de transigir en sus convicciones políticas y su idiosincrasia, pues “no está dispuesto a perder sus beneficios económicos” ya que estos le permiten a él y a su familia vivir con el decoro deseado por todo aquel que diariamente lucha para lograr un mejor modus vivendi.
No es una empresa fácil para un periodista mantener sus convicciones ideológicas incólumes, cuando éste labora para un medio dependiendo de un salario que significa su medio de sustento diario, ya que las formas de relación que establecen las empresas de la comunicación masiva responden a matrices de opinión previamente diseñadas y difundidas por este, que no dan pie para ningún tipo de negociación de índole ideológica, con sus empleados.
El profesional de la comunicación se ve presa de la disyuntiva de elegir si labora o no para dicha medio, sobre todo si esta responde a intereses contrarios a sus intereses personales.
En el caso de Fermín quien tomó la decisión de claudicar en sus convicciones, más llevado por la necesidad intrínseca de todo ser humano de auto suministrarse el sustento diario, se hace sujeto dentro de su ambiente laboral de aquella teoría de la comunicación llamada como “la espiral de silencio” y que nos refiere:
“…al conjunto de manifestaciones de comportamiento o simbólicas que reflejan las mentalidades y actitudes psíquicas de una colectividad, independientemente que se refieran a asuntos políticos, culturales o de cualquier índole, que nos son fundamentalmente adversas” (Noelle Newman, 1995).
Las opiniones adversas sobrevienen en todos los órdenes de nuestras sociedades, y frente a ellas tomamos la decisión de rebatirlas, negociarlas o transigir y vivir bajo el pesado fardo de las convicciones ajenas. Para los periodistas que como Fermín tomaron la última opción, ciertamente su cotidianidad laboral se hace “un calvario” parafraseando el coloquial dicho religioso, sin embargo para él, la necesidad tiene “cara de perro” y en una sociedad donde las desigualdades económicas son para la mayoría de la población el día a día, las convicciones ideológicas pasan a ocupar un segundo plano en la escala de valores y el derecho a elegir se ve cercenado.

PRODUCTORES DE FORTUNA

Además de ser un profesional bien formado en los aspectos técnicos inherentes al ejercicio del periodismo, el usuario de los medios de comunicación visualiza al periodista como un ser humano con un alto grado de humanidad y de sensibilidad frente a los avatares que a diario afectan nuestro entorno social y que son los temas de interés de primer orden de las personas, ya que por ello existen las informaciones y los noticieros, son la respuesta a la necesidad intrínseca en cada ser humano a lo largo y ancho del planeta que habitamos de estar al tanto de los hechos que inquietan y alteran nuestro diario existir.
Aunque hoy día los noticieros son concebidos por los medios de comunicación y las agencias internacionales de noticias, como un gran espectáculo o un talk show al que concurren masiva y diariamente millones de lectores y espectadores, luego estos son elaborados como un gran producto de consumo masivo.
Como todo producto de consumo masivo obviamente este debe estar sujeto a previos controles de elaboración, cuidadosamente empaquetado y sobre todo fabricado como un producto de “la más alta calidad”, sólo cabe decir que quienes evalúan ese criterio de la más alta calidad responden a intereses muy particulares que les generan caudalosas sumas de dinero.
Por esta razón el profesional de la comunicación, bien se llame corresponsal de prensa, enviado especial o colaborador que trabaja para estas grandes productoras de riquezas, también es sujeto de una previa y cuidadosa selección, pues más allá de ser un individuo con vocación humanista y una alta dosis de sensibilidad para comunicar, palabras más… palabras menos, debe ser antes que todo un profesional con una probada capacidad para aumentar y contribuir a llenar los receptáculos de fortuna de las agencias noticiosas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Los chinos en la Venezuela de Hoy

Los chinos en la Venezuela de Hoy

  1. Los chinos en la Venezuela de Hoy

     

    Venezuela es un país de múltiples oportunidades y esa es una realidad que es percibida por muchos pueblos del mundo, entre ellos los Chinos, por ello no resulta extraño que cotidianamente observemos como llegan inmigrantes del gigante asiático, unos por medios legales, otros no tanto, lo que genera, progreso y oportunidades, pero también desorganización y abusos de poder de unos y otros.

    Antonio González, www.gadantre1@gmail.com

     

     Alex –nombre ficticio para proteger la identidad de la fuente y llevado al castellano para hacerlo de uso coloquial-, avanza con bastante dificultad empujando la pesada carretilla que va cargada con alimentos y refrescos, entre los automóviles que transitan por la calle Argentina de Catia y los buhoneros que rebasan los limites de las aceras; él está habituado a la dura faena diaria, al bullicio de la calle y a sortear el paso intempestivo de los motorizados a los que en Catia se deben esquivar permanentemente para no ser arrollado.

     La piel de su rostro de un amarillo cobrizo y tostada por el sol se le ve brillante por el sudor que le cubre  toda la cara y el cuello, revelándole a quien lo observe que la faena ha sido dura,  aunque para él dicha faena es ya una costumbre, no obstante una tímida sonrisa aflora en sus delgados labios cuando le responde atropelladamente a su interlocutor quien avanza a su lado hostigándolo con todo tipo de preguntas, al punto de hacerse notaria la incomodidad del colono asiático.

    Nacido en la provincia de Cantón, región al sur de la milenaria China de donde han llegado al país otros de sus compatriotas, desde el año 1847 cuando vinieron los primeros chinos a Venezuela, Alex reconoce que en estas tierras privilegiadas por la naturaleza trabaja muchísimo, pero a él no le importa, pues en su país de origen también lo hacía, cuando conseguía algún trabajo por una suma de dinero Infinitamente menor e insuficiente para cubrir sus necesidades, razón por la cual se muestra satisfecho de estar en nuestro país.

     

    Presunta Extorsión Policial

    Si bien ya hace cuatro meses que llegó a Venezuela proveniente de la milenaria China, su situación  de residencia en el país aún no es legal, razón por la cual, cuando es abordado por algún efectivo policial, escena  que a  Alex  le resulta demasiado frecuente, manifiesta ser sujeto de presunta extorsión económica para dejarlo circular libremente por las calles de la Caracas contemporánea, en la que hoy día, observar por sus aceras el paso de los inmigrantes provenientes del lejano país asiático, es un ejercicio bastante familiar.

    Sumas que oscilan entre los quince mil y cincuenta mil bolívares refiere que ha debido pagarle a los policías,  cuando estos lo abordan para solicitarle sus papeles en regla, pero por su situación de ilegalidad él prefiere transar con los efectivos policiales hasta que logre regularizar su estadía en el país, mientras tanto se abstiene de salir mucho por la ciudad y cuando lo hace, lo hace para ir a trabajar de lo contrario prefiere compartir con sus compatriotas en un recinto cerrado donde pueda permanecer lo menos expuesto posible a la supuesta extorsión policial.

    Si bien sabemos quienes aquí sorteamos el diario vivir que quince mil o cincuenta mil Bolívares en la Venezuela inflacionaria de hoy día, no representan una suma considerable, ni mucho menos una fortuna, también sabemos que lo que menos queremos que suceda es que un policía –de quien todos esperamos una conducta intachable-, venga a  extorsionarnos y a lucrarse con el fruto del trabajo ajeno. 

    Para un inmigrante ilegal como Alex también  es incomprensible que la policía de un país como Venezuela -que aún le resulta extraño porque apenas si medio entiende el castellano-, verifique su situación de ilegalidad  en el país haciéndolo victima de “la supuesta extorsión”, pero su denuncia va más allá de haber sido supuestamente extorsionado; con  su delación (revelación) quiere dejar testimonio Que ha sido consuetudinariamente extorsionado, al punto de ya distinguir físicamente a algunos de los funcionarios policiales que permanentemente, él manifiesta lo extorsionan.

    A pesar de ello expresa no estar dispuesto a poner una denuncia, para no colocar en riesgo su estadía en el país, pues prefiere esperar a normalizar  su estancia en Venezuela, ya que considera que al hacerlo puede  arriesgar su permanencia aquí y eso es lo que menos quiere, lo que nos deja en  evidencia que no quiere ser sujeto de presuntas extorsiones, pero tampoco desea volver – al menos no por ahora-, a su país de origen, país del que las reseñas de prensa y las cifras económicas nos cuentan de su continuo  proceso de desarrollo y el seguido Crecimiento económico que han mantenido en los últimos años,  pero es ese mismo crecimiento económico, el que va dejando a miles de sus  ciudadanos como los que inmigrantes que se vienen a occidente, al margen del desarrollo  y la inclusión social.

     

    No Más deshonestidad, Ni Injusticias

    Un inmigrante es una persona que por razones, sociales, económicas o políticas se establece en otro país distinto al de su origen.

    El 24 de Mayo del 2004  fue promulgada la ley de inmigración que hoy está vigente dentro del territorio nacional, y  citaremos aquí tres de los artículos que nos sirven para apuntalar la permanencia dentro del país de migrantes venidos de otras latitudes.

    El artículo 2 que regenta sobre los “principios rectores”, y sobre …“la obligación del Estado de defender y garantizar los derechos humanos, la dignidad y el trato justo y equitativo” así como …“la gratuidad, respuesta oportuna y adecuada, la honestidad, transparencia e imparcialidad…” entre otros beneficios para las personas que tramitan su permanencia dentro de La República Bolivariana de Venezuela.

    El  artículo 8 de dicha ley sobre inadmisibilidad, de personas llegadas al país que  propaguen ideas políticas contrarias a las del gobierno venezolano y a las establecidas en la constitución nacional.

    El artículo 5 de esta ley habla sobre “la simplificación de tramites en el Ministerio de Interior y Justicia por órgano de la Oficina Nacional de Inmigración y Extranjería” para así facilitar el proceso de “regularización, admisión y permanencia” de aquellos inmigrantes cuya situación en el país es aún ilegal.

     Sobre estas disposiciones legales debemos decir que están allí para permitir que las personas puedan tener acceso a sus derechos como ciudadanos dentro del territorio nacional y viabilizar su deber de apegarse a las leyes que rigen su permanencia en Venezuela, como muy pocos países lo hacen, ya que la tendencia general es a Hacer de la tramitología de entrada y permanencia a esos países más difícil y en muchos de ellos restringir la entrada de inmigrantes venidos de países con dificultades económicas como es el caso de los países que conforman el lado sur del planeta.

     Un órgano institucional que reglamenta y viabiliza el cumplimiento de las leyes, sobre todo por parte de todos los funcionarios que componen la institución y cuya función es acatar dichas disposiciones,  es un principio fundamental para ir tras el anhelado  rescate de la honestidad  -tanto la institucional como la individual-, y la justicia; la Venezuela de hoy es un país que día tras día está en la búsqueda de transformar sus instituciones y la conciencia de servicio de los funcionarios públicos.   

      Los derechos humanos en una sociedad multicultural como la sociedad venezolana, que se hace de leyes para garantizarle a todos las personas que hacen vida dentro del territorio nacional, que antes que todo, sus derechos están garantizados y que existen órganos institucionales vigilantes para que dichas disposiciones se cumplan es de suma importancia en la construcción de las sociedades del presente siglo XXI.

    Porque dentro de un mundo que ya no está dispuesto a tolerar más deshonestidad,  ni mucho menos más injusticias, es hora de empezar a edificar Sociedades más humanas en las que el respeto por el otro sea una vocación y no simplemente una norma que esta allí escrita, pero que estaremos dispuestos a transgredir en la primera oportunidad que se nos presente.

     

    Políticas de Integración Cultural, Comercial y Tecnológica

    Y es que el tráfico de personas desde aquellas tierras en el lejano oriente, hacia occidente se ha multiplicado en los últimos años, ya es harto frecuente enterarse a través de las noticias, tanto las nacionales como las internacionales, sobre los   múltiples casos de capturas de inmigrantes de aquellas lejanas tierras que emigran hacia occidente en busca de un mejor modus vivendi.

     Aunque para muchos de ellos la travesía resulte inconclusa por los múltiples contratiempos que deben sortear para llevar a feliz término la empresa de llegar al destino deseado, otros con más suerte si que logran alcanzar el ansiado sueño occidental (para no darle el estereotipado mote de sueño americano que nos refiere inmediatamente a otro país), aunque para muchos de ellos ciertamente el objetivo final es  Norteamérica.

    Las denuncias de supuestas mafias que trafican con ciudadanos de ese país hacia Latinoamérica, se han multiplicado a todo lo largo y ancho de nuestro nuevo mundo, hasta llegar a niveles de preocupación de organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), que en un pronunciamiento fechado el 29 de Abril del año 2005, en Lima, Perú, declaró que en Venezuela y Argentina se encuentran las más grandes comunidades de chinos, que han llegado a Suramérica en fechas recientes.

    Quienes asistimos a la realidad habitual de nuestras ciudades, constatamos a diario que relacionarse con un ciudadano de la China Socialista, es hoy día en nuestras calles un hecho bastante común.  

    Las cifras oficiales nos dicen que en Venezuela hay aproximadamente diez mil, (10.000) chinos repartidos por todo el territorio nacional, sin embargo hay otras cifras, las extraoficiales; la primera de ellas especula que en toda Venezuela hay Aproximadamente sesenta mil (60.000) ciudadanos chinos, la segunda contempla que en el país hay  ciento ochenta mil (180.000) chinos, cifra que creemos se acerca más a la realidad, aunque al tratar de corroborar esta información en los organismos pertinentes, fue imposible obtener la información al respecto, tampoco encontramos datos sobre cuantos de éstos puedan estar de manera ilegal.

     

    ¿Catia o El Barrio Chino Caraqueño?

    - El 07-05-2003 la página digital del diario “del pueblo de China”, publicó unas declaraciones dadas por el agregado de prensa de la República Popular de china Zhang Tao,  en las que…“negaba rotundamente que el Gobierno de China estuviera financiando el tráfico de ciudadanos de su país hacia Venezuela”…

    no obstante cuando observamos el aumento substancial de ciudadanos chinos que transitan las calles caraqueñas,  especular que detrás de esa proliferación de ciudadanos de esa nación hay toda una política estratégica de ambos gobiernos, el chino y el venezolano, para facilitar la entrada de estos al país nos resulta un ejercicio bastante probable de admitir.

     Cabe decir que los dos países establecieron relaciones diplomáticas el veintiocho de Junio de 1974 y aunque los acuerdos comerciales ya se dan desde mucho antes, nunca con el auge que se dan en la actualidad en que Venezuela concentra el 70% de las inversiones del gigante asiático en tierras latinoamericanas.

    Para nadie es un secreto las políticas de integración comercial y cooperación tecnológica, que además hoy percibimos es toda una política de integración cultural, que han llevado adelante en los últimos años los gobiernos de la República Popular de China y la República Bolivariana de Venezuela desde el año 1999, cuando nuestro presidente, Hugo Chávez, en visita oficial a ese país le dio inicio a una ofensiva diplomática que ha dado como resultado un intenso flujo comercial, un cuantioso volumen de acuerdos económicos y de cooperación tecnológica, que como es irrefutable se refleja en nuestra más cercana Cotidianidad, en la que comunicarnos con los hijos de la milenaria china es el día a día de la joven Venezuela.  

     Por supuesto ese es un acontecimiento que los oriundos de esta nación nunca censuraremos, ya que no en vano, desde  antes de su promulgación como República soberana y hasta nuestra contemporaneidad, Venezuela ha sido un país de permanente acogida para inmigrantes venidos de otras latitudes, hecho que ha enriquecido y diversificado el gentilicio criollo, pues somos una nación que amalgama múltiples costumbres y en el que el cúmulo  de diversidad cultural es un  hecho innegable.

    Pese a ello la llegada masiva de chinos al país, la proliferación de negocios de diversa índole de ciudadanos chinos, por todos los sectores de la ciudad – incluida La Parroquia Sucre-, nos deja la duda si detrás de esa expansión China en Venezuela habrá una verdadera política de tráfico de chinos, de financiamiento de

     negocios y comercios con mercancías tanto de fabricación China, como de fabricación criolla  y de  asentamiento de sus ciudadanos en distintos sectores de Caracas, como la parroquia Sucre de Catia que pareciera destinada a convertirse a mediano plazo en el barrio chino de la pujante Capital Venezolana. 

     

    Bienvenida la Integración Cultural Pero…

     Si tomamos en cuenta que los inmigrantes de China son mundialmente reconocidos por ser una raza de trabajadores incansables, que a donde llegan asumen con pasión y natural espontaneidad su quehacer diario, y que lo hacen para crear empresa y promover la comercialización de bienes de consumo masivo, amen de ser un pueblo que procuran su propio empleo y contribuyen a crear  ocupación tanto para sus coterráneos, como para algunos trabajadores locales.

    Este factor  lejos de ir en su detrimento, por el contrario asiste en su defensa como una raza de inmigrantes apetecible por cualquier país del orbe, que lleve a cabo una política de inmigración de extranjeros que le aporten al desarrollo económico y el progreso de la nación.

    Pero como en todo proceso de inmigración e integración comercial y cultural, no todo es color de rosa, también debemos decir que la entrada de productos de consumo masivo, como los productos fabricados en china, que cuando llegan al país representan una gran amenaza para los mismos rubros que son fabricados en Venezuela, pues la incipiente industria nacional, nunca podrá competir en materia de precios con los productos que son importados de ese país, que son fabricados pensando no sólo en un mercado de mil seiscientos millones de chinos, sino en uno más numeroso que abarca a toda Europa, Los Estados Unidos y por supuesto Latinoamérica.

    Es decir, es una política del gobierno de China, producir cientos de miles, quizás millones de productos de un mismo rubro y en muchos tipos de artículos que el gigante de Asia exporta hacia occidente, y que serán adquiridos por la misma cantidad de compradores en el mundo entero, pequeñísimo gran detalle que les permite disminuir los costos de producción a niveles que no podrá hacerlo ninguna industria en Venezuela.

     Cabe traer a colación que las políticas de incentivos para la industria y la producción estatales en Venezuela son de fecha reciente y la inversión y financiamiento de éstas, es de pequeñas proporciones –tomando como referencia las grandes Inversiones chinas-, salvo en rubros como los de la producción  petrolera y sus derivados que si es de grandes proporciones por ser nuestra principal industria.

    Tampoco es un secreto para nadie la existencia de “La Yakusa” o mafia china que con la masiva importación de personas de ese país hacia el nuestro, aumenta el riesgo del  arribo también de dichas mafias dedicadas al tráfico de personas y el narcotráfico, sobre todo cuando se sospecha que detrás de la llegada de inmigrantes de ese país, puedan también arribar, éstas organizaciones delincuenciales.   

    En suma, bienvenida la integración económica  y cultural con los chinos, pero tomando las medidas pertinentes para frenar la entrada de mafias y para que Nuestra naciente producción industrial y el flujo comercial interno no se vea afectado en dicho proceso integracionista.

     

    Un Defensor Contra la Impunidad

    Al acceder a la oficina donde funciona el Departamento de Dirección Policial de la Defensoría del Pueblo, en el Centro Financiero Latino, en el piso 26 de la Avenida Urdaneta, la primera impresión que se tiene es la de ingresar en un recinto con absoluto apego a la institucionalidad,  por la austeridad decorativa De la oficina y los símbolos nacionales que en ella destacan  y al hablar con el DR. Carlos Vargas, Abogado Penalista y Defensor Especial para Asuntos Policiales con Competencia Nacional, esa opinión de apego a la institucionalidad que inicialmente percibimos se ve reforzada por su trato riguroso, pero teñido de la cordialidad y el trato sencillo y amable que se percibe en el ciudadano común de la Venezuela contemporánea, quien gentilmente accedió a proporcionarnos esta entrevista de la que a continuación  transcribimos los elementos más importantes de aporte para este reportaje:

            -¿Hay denuncias de Presunta extorsión policial a migrantes chinos?

             ¡Si, si hay denuncias!, no puedes hablar de presunta extorsión policial, claro, pero de que hay denuncias por supuesto, hay denuncias si, funcionarios policiales que como lo dijiste abusan de la autoridad que les da la ley desvían el norte de la ética profesional del cuerpo policial y caen en  hechos delictivos. La extorsión es un delito que esta previsto en el código penal y sancionado por una sanción que establece la ley y los jueces penales. La respuesta es ¡si hay denuncias!  y son desviaciones que hay en algunos componentes policiales que incurren en abuso de autoridad policial y caen en delito, desviando se de su norte incurren en delito.

            Muchas, pocas, eventualmente…

            Pocas

            ¿La gente no denuncia?

            Hay más denuncias de torturas que de extorsión policial, hubo una que fue muy pública en los medios de comunicación y todavía está esa noticia en la página  WEB, sobre una extorsión que hicieron unos funcionarios policiales entre Aragua (la policía de Aragua), y los policías metropolitanos y la están llevando ahorita en un tribunal de Charallave, -creo que iba a juicio hace dos semanas atrás-, hace como dos años que sucedió y ese fue el caso de los hermanos Fadul, ellos estaban cobrando un dinero para la liberación de esos muchachos, no se si los estaban imputando por extorsión o por secuestro, lo cierto es que esos muchachos no aparecían… es posible que hubiesen ocurrido las dos figuras, tanto extorsión, secuestro e incurrieron incluso en homicidio, imputados e iban a ser enjuiciados por el delito de homicidio porque terminaron matándolos

            ¿En ese caso hubo sentencia?

            No, está para juicio ahora.

            ¿Ha habido alguna sentencia sobre extorsión policial?

            Bueno, todavía no conozco

            ¿Y en algunas de esas denuncias, no hay denuncias de inmigrantes ilegales?

            Mira, casi… llegan y cesan, llegan y cesan,  porque cuando van las autoridades a los cuerpos policiales, les han dado libertad, si, se ha sabido porque cuando llegan las autoridades al cuerpo policial ya les han dado libertad, porque casi siempre lo hacen sabiendo que ellos están cometiendo un delito que es irregular por supuesto, ellos les piden un dinero,  la persona…el extranjero, por supuesto se siente débil, débil porque está en otro país que no es su país natal, ponte tú que no tenga los documentos de verdad en regla, entonces doble debilidad, si estoy en un país extranjero y encima de eso ando ilegal; hay un fuerte delante de él, que es policía…

            ¿un inmigrante ilegal,  puede legalizar su status en el país?

            ¡Si, si puede, claro! El estado tiene muchas facilidades ahora, sobre todo para nuestros hermanos latinos, tu has visto, tu has visto como están ahora Los convenios, con Brasil, con Bolivia, con Perú, con Ecuador, Con Chile, con Argentina, nuestras relaciones ahora han crecido con los países sobre todo latinos porque antes habían crecido solo con Norteamérica  ¿y para qué?, para comerciar, traer sus mercancías, no se si tú has visto que el papel del diario El Universal todavía dice importado de los Estados Unidos,  el papel (  observa al entrevistador  escudriñando su noción sobre el tema del papel importado, al percibir el desconocimiento de su Interlocutor se apresta a continuar con su deliberación), ¿Será que en Venezuela no hay personal obrero que pueda construir eso en el país?, ¿hay qué pagarle a un obrero Norteamericano?, Yo venezolano al comprar noticia estaba pagando un obrero norteamericano  ¿Um.....…?, ¿te imaginas no?, ¡es terrible!, entonces nuestro compromiso con los norteamericanos era para importarles todo para acá, ellos producían y nosotros éramos su mercado aquí, ahora no, ahora se ha ampliado es con el sur; Bolivia, Perú, dame arroz Brasil, tu me das esto, yo te doy esto, zinc.,  petróleo, es un intercambio comercial…

            ¡Con China También! Que se han dado una serie de acuerdos comerciales, no solo de mercancía, sino también de intercambio tecnológico! ¿afectan estos acuerdos la llegada masiva de chinos?

            ¿Con China? OK, aunque mira sobre estos dos documentos, mientras esté ilegal no la va a obtener ninguna de las dos, tiene que regularizar su situación ( ¡sabia salida por la tangente!, el interrogado evade con la astucia de a quien los  años de experiencia le han enseñado a apartarse de los caminos empedrados y en esta oportunidad hace referencia a las siguientes preguntas escritas en la hoja que el despistado estudiante le había suministrado, para que él tenga una idea de los tópicos que quiere tratar), antiguamente la constitución exigía que, ¿ah… entraste ilegal al país?, ¡vuelve a salir y vuelve a hacer los tramites de entrada e ingreso!, ¿oíste?, con la constitución del 61 obligaban al extranjero a que se fuera, entonces lo agarraban las prefecturas y lo Montaban en un autobús o un avión y lo mandaban a su país de regreso, ¿verdad?

            ¿Hay en Venezuela tráfico ilegal de personas, sobre todo de ciudadanos chinos que al parecer es el grupo humano de gente que más está emigrando hacia occidente y concretamente a Venezuela que junto a Argentina, aparecen en las estadísticas que se encuentran, Como los dos países que más inmigrantes chinos albergan en Suramérica?

            ¿En Venezuela?,…”si porque como te dije,  Venezuela se ha abierto ante el mundo como un país con expectativas de mucha vida, han visto los recursos ambientales, de agua, de hierro, minerales, de todo ¿verdad?, aparte de que Venezuela es un país ampliamente democrático, con todo y las luchas internas que tenemos les llama mucho la atención a nuestros Hermanos extranjeros, porque de alguna manera aprenden algo de nosotros, nosotros aprendemos de ellos, llevan a sus países otra visión…”; aquí vino en estos días un mexicano y decía, yo estoy hablando con usted aquí y otra cosa dicen en México y allá hay una mala imagen…”sí entonces gracias a Dios se llevó otra imagen. Mira ¿hay en Venezuela tráfico ilegal de personas?, ¡yo no creo!, ahorita con la política que adelanta el gobierno nacional, yo creo que esto mermó, antiguamente si porque  habían muchas leyes que prohibían la entrada de extranjeros ( sorpresivamente  el Defensor hace una serie de movimientos corporales, acompañados de gestos faciales e inflexiones de la voz, para simular una supuesta reticencia a la antigua entrada de extranjeros al país), ¡no…no…no entren ecuatorianos, no entren Dominicanos, no entren! y tantos tramites que ponía la ONIDEX (Oficina Nacional de Identificación y Extranjería), para solventar tu situación y ponerte legal ¿no?, pero ya como es normal que estén los extranjeros en el país, lo que hay es que ubicarlos e identificarlos, eso sí ¿no?, transeúnte, ¡esté como esté!, pero que la ONIDEX lleve el Control, que el estado sepa dónde está, para su misma protección, ya al tener la cedula el policía no lo va a matraquear.

            ¿Por qué la pregunta?, ¡la pregunta surge porque en otros países latinoamericanos, si se está detectando y combatiendo o limitando la entrada ilegal de ciudadanos chinos, debe ser por su misma política oficial en cuanto a inmigración se refiere, que quizás es más cerrada que la nuestra!

             Si, ¡no han avanzado en la legislación!, bueno, no han avanzado,  no tanto en legislación, sino que no están claros en llevar una política socialista como la que se lleva en Venezuela ¿no?, los recursos para todos, como decía Cristo en la Biblia “el árbol de frutas da frutas para todos sin excepción”, que los agarren y los cojan para todos sin excepción ¿verdad?, los recursos para todos hasta que se acaben, algún día nos vamos a morir.

            ¿Hay mafias detrás del tráfico ilegal de personas?

            ¡No!, uno ve mucho estas cosas por Internet y en los noticieros extranjeros, llegando de otras latitudes a Europa y llegan a veces hasta muertos ¿verdad?, uno se queda sorprendido, ¡oye, 14 inmigrantes africanos muertos en un camión cava, terrible! ¿no?

            Algunas informaciones especulan de inmigrantes chinos que pagan un importe entre 20.000 y 30.000 dólares para venir hasta occidente, al parecer algunos no logran completar la travesía y se quedan muertos  en el pacifico y no llegan a su destino…

            ¡Si!, mira cuando te hablaba de los hermanos Fadul, allí al parecer si hubo extorsión, porque ellos pedían dinero a cambio de soltar a los chicos, la verdad que no sé como lo manejó el fiscal del ministerio público, si fue privación de la libertad… lo cierto es que no se trata precisamente de inmigrantes en situación de ilegales, porque como te dije, repito ¿no?, extorsión policial por situación de ilegales en Venezuela, es difícil, solamente llega al rumor, pero no llega la victima a formular la denuncia “el policía me pidió veinte mil porque no tenía la cédula, me pidió diez mil, me Pidió treinta mil”, pero no llegan a formular primero por temor, están ilegales, esa forma de estar ilegal les hace a ellos estar en condición de discapacidad, si se quiere decir ¿verdad?, sufren en ese momento de una discapacidad delante de un funcionario policial y no le hace llegar a formular denuncia como tal de extorsión, más que todo llegan es privaciones de libertad ilegítimas, torturas eso si llegan, entonces por situación ilegal en Venezuela difícil, la Defensoría Especial de Asuntos Policiales no maneja eso, (…) porque en Venezuela al extranjero se le está tratando muy bien y no es necesario que llegue a esas situaciones graves y puede que un policía como le dije desviando la ética, el norte policial le pida 10.000, 20.000 Bolívares a una persona que por el acento notó que era extranjero, le pidió el pasaporte y no tengo –simulando la respuesta del inmigrante-, es posible que suceda pero no llega al trabajo de la defensoría.

             ¿Cuál es el proceso en la defensoría una vez que llega una denuncia?

            …Lo primero que hace la defensoría es hacerle la entrevista a la victima ¿no?, que pueda reflejar todos los datos posibles para la identificación del sujeto activo del hecho de la violación de los derechos humanos, identificarlo es… si es un funcionario ¿de qué Cuerpo policial?

             Segundo lugar, tratar de ubicar al imputado éste, al que señale la victima, nosotros tenemos –según el código orgánico procesal penal-, que participarle a la Fiscalía del Ministerio Público de la investigación que estamos realizando… ¿para qué esto? Para que la Fiscalía del Ministerio Público haga la investigación penal, consiga elementos de convicción e impute si es necesario imputar y también participamos en segundo lugar a la Inspectoría General o Asuntos Internos o del Departamento de Disciplina del Componente Policial.

             ¿Por qué? Porque es el Departamento de asuntos Internos o de Disciplina, quienes van a iniciar una investigación con responsabilidad administrativa, si el encuentra que la persona es responsable en el hecho que se le incrimina, entonces el establece una sanción administrativa, allá se Establece una administrativa, aquí –en la fiscalía-, se establece una penal, busca los elementos para imputarlo ante un juez, y asuntos internos, disciplina, inspectoría  para que establezcan si hay sanción administrativa.

             ¿Cuál sanción administrativa?, tres: Amonestación, suspensión del cargo o destitución, cualquiera de las tres dependiendo de la gravedad, a su vez cualquier otro elemento que uno pueda extraer de la victima se lo va participando tanto a un departamento, como al otro.

            ¡Una recomendación final para los inmigrantes que están en Venezuela!

             Yo le aconsejaría que se acerque por la ONIDEX, que regularice su situación y cuando el policía le venga a pedir dinero, le diga tengo mi cedula, quizás no ciudadano venezolano, eso es muy difícil pero si tiene una identificación que le da la ONIDEX para protegerlo de estos abusos policiales.

            La Defensoría del Pueblo tiene interés que no haya impunidad, para que se establezca la sanción a que haya lugar y la victima sienta la satisfacción que se le hizo justicia… Para proteger a nuestros mismos inmigrantes, nuestros mismos compañeros de otras latitudes que quieran venir al país  ¿ve?, es por su misma protección.

     

    ¿Será el Silencio la Norma…?

    Cifras para cuantificar los numerosos casos de supuesta extorsión policial de los que se rumora permanente en las calles de la ciudad, estadísticas de denuncias que permitan medir el impacto emocional y económico que pueden llegar a sufrir las presuntas victimas del aparente acoso policial al que son sometidos los inmigrantes en situación ilegal como Alex en las calles de Caracas, eso era lo que esperábamos encontrar al termino de la investigación, más para nuestra sorpresa las victimas que denuncian los casos de presunta extorsión de parte de los efectivos policiales, no existen, ¿increíble verdad? Pero cierto “no existen”.

     “Claro y cristalino”, si no hay denuncias, sencillamente en Venezuela no existe la extorsión a inmigrantes en situación de irregularidad, ya que no hay casos para investigar, tampoco las imputaciones, ni mucho menos sentencias que nos permitan corroborar que dicha irregularidad por parte de funcionarios cuya labor es proteger de la acción delictiva, a las personas que transitan a diario por las calles de nuestro país y contribuir a restablecer el orden cuando éste se esté viendo afectado por cualquier eventualidad .

    Conclusión, nuestro país es un paraíso donde no existe ese delito apodado con el mote de “extorsión policial” -tal y como nos lo refirió el defensor especial para asuntos policiales-, ni mucho menos el tráfico ilegal de ciudadanos venidos de las lejanas tierras asiáticas, aunque las informaciones llegadas desde países vecinos denuncien todo lo contrario, por supuesto de casos detectados  en sus territorios.

     no obstante, el silencio motivado por el “miedo”, que aunque es lícito sentirlo, también es cierto que en ocasiones como esta, procura patrones de conducta que interfieren con los canales regulares para ejercer la justicia.

     En suma es ese mismo miedo a los funcionarios policiales y  a las autoridades nacionales; ese miedo que parece ser la norma a seguir por las presuntas victimas quienes además concluyen – o al menos eso parece-, “que como es arriba así mismo es abajo”, es decir, si un funcionario incurre en un presunto delito es por que algo puede estar funcionando mal en la institución,  cuando los funcionarios ceden ante la presunta tentación de incurrir en conductas que a los ojos del indefenso afectado son comportamientos irregulares, por decir lo menos.

     Si sumado a ello un inmigrante ilegal está ya habituado a transgredir las normas, ya que si se encuentra de manera irregular en Venezuela, seguramente es por que ha entrado trasgrediendo las disposiciones jurídicas no sólo de Venezuela, sino  todas las normativas legales que a nivel internacional reglamentan el tráfico  de inmigrantes -aunque sea en busca de mejores oportunidades de vida-, y si tampoco lo denuncia es por que supone  –Por no decir sabe-, que puede tocar intereses muy poderosos que desde luego, lo pueden afectar en lo personal y hasta en lo jurídico.

    Pero como aquí no se trata de especular sobre las factibles razones por las que no hay denuncias, sino de remitirse a los hechos concretos se debe concluir que en Venezuela no  suceden casos de presunta extorsión policial, ni mucho menos, el tráfico ilegal de ciudadanos chinos que hayan ingresado a nuestro país traídos por mafias organizadas.

    ¿No es esta una  razón de sobra para sentirnos orgullosos de vivir en un país que pese a estar rodeado por los cuatro costados de los múltiples sucesos que aquejan a nuestros vecinos en materia de tráfico y extorsión de chinos e inmigración ilegal, en el nuestro en cambio éstos  al parecer son inexistentes? ¿Será cierta tanta dicha?

     

    Una Bienvenida a la Solidaridad

    ·        La Migración China a América es Incontenible, voltairenet.org, Gastón Pardo, periodista mexicano corresponsal de la red Voltaire de México

    ·        Agencia de Festejos Los Hermanos Chang, (martes 6 de Febrero del 2007), http://mariadolorestorres.blogspot.cm/

    • El Chino de Recadi, Opinión de El Universal, Caracas 25 de Julio de 1998, cgomez@eud.com
    • Arrestan a Chinos por Tráfico Ilegal, http://elmundo.com/sv/vernota.php3?nota=5390, 18 de abril del 2006
    • Chinos Esclavos de Traficantes de Personas, El País de Cali, Colombia, 28 de Diciembre del 2008, www.elpais.com.co
    • Detienen a un Paraguayo y Seis Bolivianos por Tráfico de Emigrantes Chinos, Diario HOY- Noticias del Ecuador,  hoy@hoy,com,ec, 09 de Diciembre del 2008.

    Como podemos observar en algunos de los titulares de prensa que se han seleccionado para constatar que en diferentes países latinoamericanos, el tráfico Ilegal de inmigrantes chinos y la captura de presuntas mafias organizadas y  dedicadas a dicho tráfico, son un hecho que se viene registrando en los medios de comunicación y en las calles de nuestros  países con bastante frecuencia.

     Es por ello que  resulta extraño que en nuestro país no se encuentren datos oficiales que nos permitan evaluar el impacto  -ya sea éste positivo o negativo-, que puede tener en la sociedad venezolana la llegada masiva de ciudadanos Chinos, cuando es una realidad que le resulta bastante perceptible a cualquier habitante de  Caracas y de toda Venezuela.

    No se trata de meter el dedo en la llaga y mucho menos hacer juicios a priori, se trata de conocer una realidad que la circunstancia actual nos está mostrando y que no debemos dejar pasar de manera inadvertida, sino todo lo contrario, conocerla para luego saber como asumirla, ya sabemos que Venezuela tiene frente a los ciudadanos de otras latitudes una política de puertas abiertas, no en vano somos un país construido por inmigrantes venidos en diferentes épocas de todas partes del mundo.

    Los controles son necesarios y estos no necesariamente implican un rechazo, todo lo contrario, una observación detallada y permanente de los procesos de inmigración, nos permitirá precisamente evitar posibles males -como los que exponen los titulares de prensa arriba escritos-,  que se pudiesen presentar a futuro, amen de saber ¿quienes llegan desde lejanas tierras a las nuestras?, para poderles garantizar la seguridad que todas las personas necesitan tener, como nos lo refirió el Defensor Policial Carlos Vargas.

    Porque quién en Venezuela puede erigirse como crítico de un ciudadano que llega de otras latitudes en busca de mejores oportunidades de vida que seguramente en su país de origen no tienen, sobre todo cuando sabemos que muchos de ellos llegan más empujados por el hambre y la miseria, que para todos nosotros es bien sabido padecen muchos pueblos del mundo, además es una norma de elemental Solidaridad humana, de la cual nosotros los occidentales y concretamente los venezolanos, debemos ufanarnos de tenerla y en abundancia.

    Como si fuera poco también sabemos que cuando el hambre aprieta y las personas no encuentran la forma de cubrir sus necesidades más apremiantes, las barreras fronterizas entre países, devienen en ser sólo fronteras simuladas –como en realidad lo son-, que separan al necesitado de lo que éste vislumbra como una posibilidad real de darle respuesta a las penurias que lo aquejan.

    Sin embargo el hambre es el peor opresor que pueda llegar a tener cualquier persona, pero también es el más grande impulsor de las libertades, tanto las Individuales como las colectivas y el hambriento siempre hará suyas las fronteras, aunque para ello deba hacerle frente a sociedades y gobiernos que se establecen empeñándose en levantar muros, a veces imaginarios, otras veces alzando  verdaderas murallas físicas, que por muy altas que sean no siempre conseguirán detener el hambre de libertad que nos abraza a todos los que nacimos en este planeta, repleto de abundancia, aunque nos empeñemos en vivir en una permanente crisis y atiborrarlo de fronteras.

    “Una Pequeña Contribución”

    Pero también cabe preguntarse: ¿realmente se da en Venezuela “la supuesta extorsión” policial a los inmigrantes chinos en situación ilegal?, y si se da, ¿por qué extorsiona un funcionario policial?

    Jota Pe (JP), es el nombre ficticio que de común acuerdo convinieron en utilizar el funcionario policial que  dio su versión sobre el tema y el reportero, (JP) es dicharachero al hablar y hace gala de esa vivacidad criolla que caracteriza al común de las personas nacidas en este lado del planeta, no obstante su mirada es temeraria y cuando se refiere a temas serios o difíciles de escudriñar, sus ojos se tornan bastante hostiles, sabe además que si se lo propone, puede utilizar su agresiva gestualidad y su voz recia para intimidar a la persona que tenga al frente, apoyándose en su chapa policial.

    Él refiere que cuando se aborda a un inmigrante residente en situación de ilegalidad, ni si quiera es necesario decirle a éste, que para poder seguir circulando libre por la calle y no remitirlo a instancias legales, (…) “debe darle una Pequeña contribución  económica al funcionario o a los funcionarios”, la victima de turno buscará la manera de hacerle entender a la autoridad que están dispuestos a contribuir sin ninguna reticencia. Es decir la supuesta extorsión no es tal,  es “una pequeña contribución con los funcionarios”.

    (JP) refiere un eufemismo- que por cierto suena paradójico en boca de un policía como él-, un término más ambiguo y fácil de digerir para la conciencia de un policía que utiliza prácticas poco escrupulosas porque -como lo refiere textualmente-, “se gana una miseria” por ejercer su trabajo por lo que debe redondearse el sueldo y “la pequeña contribución” ayuda un poco.

    ¿No es esa una razón suficiente para “quererse agregar unas Luquitas más”?

    No hay lugar a dudas que (JP) maneja un punto de vista bien acomodaticio a sus intereses personales, ya que sería muy aventurado e imprudente decir que son los intereses de su cuerpo policial, no obstante,  él mancha no sólo el ejercicio de su profesión, sino también la imagen de su institución, que gracias a funcionarios como éste, se ve convertida en una guarida de mañosos, para no usar términos que les puedan sonar ofensivos a otros funcionarios que seguramente si se manejan con la integridad esperada por todos y con un sentido de dignidad y pertenencia a la institución muy altos.

    Porque si bien es verdad que la profesión del policía debe ser bien remunerada por lo que ello representa para la sociedad como un todo y para el ciudadano que aspira a sentirse seguro y protegido al circular por el territorio nacional, también es cierto que las reivindicaciones económicas de un policía le competen a la institución gubernamental para la que labora y no al ciudadano común, por muy irregular que sea su situación, para ello están las instituciones pertinentes de imponer las sanciones que amerite el individuo en situación de ilegalidad.

    Un razonamiento bastante extraño ese de erigirse como un obstáculo entre el ciudadano común y sus instituciones de la forma tan alegre como lo hace (JP) dejando de lado, la obligación que tiene todo individuo que vive en el país de cumplir con todas las normas establecidas para permanecer de manera legal en el país, arrogándose el derecho de impedir que los procesos sigan su curso regular y Resolviéndolos según su criterio y conveniencia, dicho en criollo “saltándose la talanquera.

    (JP) es sólo un funcionario policial que perdió sus valores éticos y morales y que además perdió en su totalidad todo sentido de dignidad  personal, pues su imagen como ciudadano, como funcionario y como persona queda lesionada frente a la otra persona que se convierte en sujeto de “su pequeña contribución personal”, nos queda desear que este tipo de policías sean una minoría -y no uno más en Medio de muchos que tengan como norma , lucrarse extorsionando a quien infrinja la ley-,  por el bien de los ciudadanos, las instituciones y de nuestro país.

    Porque un funcionario que extorsiona, permitió que todos sus valores éticos –si es que alguna vez los tuvo-, se diluyeran en el ínfimo valor de un signo monetario que como si fuera poco, en el caso de la presunta extorsión es un dinero mal habido que lesiona su dignidad y la de todo su organismo policial.

     También cabe preguntarse si (JP) ¿será capaz de reflexionar Sobre el estatus que socialmente le confieren su arma de reglamento, su uniforme y  la chapa que lo identifican como funcionario policial?, frente a los ojos de los demás  ciudadanos que ven en él a una persona que está para brindarles seguridad y apoyo a los demás habitantes y de la que esperan; espíritu de colaboración y vocación de servicio. 

    ¿Puede una persona que extorsiona a otra tener integro su sentido de la dignidad y de amor propio y por extensión respeto por la integridad física y moral de los demás seres humanos?, ¡el turno para reflexionar, la respuesta y la palabra son suyas amigo lector!

    Pero es competencia de los gobiernos y sus instituciones velar para que sus funcionarios no hagan uso de prácticas irregulares mientras que estén en el cumplimiento de sus deberes, además la de mejorar las condiciones laborales y económicas de sus funcionarios para que policías como (JP) no pierdan su objetivo y razón de ser como funcionarios policiales, cayendo en acciones que para todo el mundo y desde todo punto de vista son reprochables,

    Entre tanto inmigrantes como Alex, deben continuar en su diario discurrir en nuestra patria, procurando legalizar su estadía en Venezuela, no sólo para no tener que  escondérsele a  efectivos policiales como (JP) y no ser ya más, sujetos de extorsión policial, sino para darle fiel cumplimiento a las normas de estadía del país que le abrió sus puertas y que está dispuesto a abrigarlo como uno más de  sus ciudadanos.   

     

     

“Algo está podrido en Latinoamérica”

“Algo está podrido en Latinoamérica”

“Un suspiro profundo que a duras penas le permite contener un torrente de lágrimas, pero que no puede evitar que el corazón se le arrugue  ante el horror de observar a los hombres y mujeres de su pueblo caer una vez más ante la consternación y el dolor, hijos legítimos de la guerra”.

Ver el documental “El Luto de los Héroes” produce en el más indiferente de los observadores un penetrante dolor, pues ver llorar y mostrar su dolor a los padres y dolientes de los estudiantes mexicanos caídos en el hecho acaecido el 1 de marzo del 2008, no es sólo observar el dolor y la tristeza del pueblo mexicano, sino también el dolor del pueblo venezolano, el pueblo colombiano, el pueblo ecuatoriano, el pueblo bolivariano, el pueblo latinoamericano secularmente desposeído, expropiado, utilizado y aniquilado por todos aquellos quienes se han arrogado el derecho de hacerlo, con las razones que para ello hayan tenido a bien esgrimir.

El horror de la muerte en la pantalla produce una gran tristeza por las perdidas irreparables que una vez más ha dejado la guerra, pero también le dejan al que la observa un inmenso temor cuando percibe que esas muertes han dejado también heridas muy ondas  y difíciles de olvidar, pues la guerra, sólo la gana el rencor y el justificado afán de venganza que se apodera del pueblo latinoamericano a quien una continua y al parecer interminable suma de perdidas le pone sobre los ojos una espesa neblina de odio que una vez más le apartará de la senda de unidad  y esperanza que alguna vez vislumbró en un horizonte que no parecía tan lejano.

El coterráneo espectador se da cuenta que su pueblo muchas veces mentado con orgullo con frases tan hermosas como, “La Raza Cósmica”,  “El Continente de la Esperanza”, una vez más se sabe presa de actitudes que lejos de hacerle honor a tan agraciadas frases, y  dignificarlos ante los ojos del mundo, por el contrario, le empequeñecen y minimizan, verbigracia de su comportamiento  que muestra el nivel de barbarie que es capaz de alcanzar el habitante originario de estas tierras privilegiadas por la naturaleza.

Todo indica que en Latinoamérica avanzar un paso al tiempo que se retroceden dos es una suerte de maldición secular, que no le permite al hijo de estas tierras adelantar con paso continuo, permanente y sin descanso orgulloso de su origen multiétnico y multicultural, ufanándose de sus diferencias que lejos de restarle, deben sumarle en ideas y acciones que devengan en ser la verdadera tierra de la esperanza, la otra alternativa es hurgar para encontrar la razón de las sinrazones o la culpa de los culpables y continuar destruyéndonos Per sécula seculorum o como reza el dicho popular, “llover sobre lo que ya está empapado”.

Porque culpas y culpables seguramente habrá y muchos, cada uno hijo de un punto de vista diferente, o de un pensamiento ideológico singular, a lo mejor con un objetivo político muy loable y plausible pero como ya es habitual extremo y divisionista.

La pregunta obligada es ¿estamos dispuestos a hacer de nuestros países una sociedad de culpables?, una tradición muy ortodoxa y milenariamente católica por cierto, esa de salir en maza a la más pura y fiel usanza de la inquisición que otrora se enquistó en nuestras tierras y que aún no salen,  a la cacería de brujas para quemar y seguramente encontraremos  muchas  y continuaremos quemándonos por quinientos años más.

Tampoco se trata de justificar lo que a todas luces es injustificable, pero si de encontrar formas de encuentro que nos permitan avanzar con la menor cantidad de tropiezos posibles, cargando encima con el pesado fardo de las diferencias ideológicas y buscando la forma, el modo o la manera de cargarlas procurando que cada vez pesen menos, vislumbrando una mejor suerte para todos nuestros pueblos y un futuro más amable, de lo contrario sólo profundizaremos nuestras diferencias, odios y sed de venganza.

 “Si quieres saber la historia del hombre muerto no la busques en las revistas y sí en sus pensamientos”

Así reza un fragmento de la canción en ritmo de salsa que sirve como parte de la banda sonora del documental “El Luto de los Héroes”, y no cabe la menor duda que todas las personas que murieron en esa masacre tenían ideas de cambio y de justicia que lamentablemente quienes estamos fuera no pudimos conocer, ni compartir, ideas que seguramente en otro espacio  o contexto de lucha más accesible para la gente y para la opinión pública en general, hubiesen representado pensamientos más constructivos y fáciles de ser digeridos y puestos en marcha a todo lo largo y ancho de nuestras tierras.

 Los sueños de un mundo más incluyente, de justicia y paz para todos y por igual de estos muchachos y muchachas, que es preciso reiterar más que mexicanos, colombianos, venezolanos o ecuatorianos, son latinoamericanos, son los sueños inherentes y necesarios en todo joven que percibe que a su alrededor algo está podrido y algo anda mal. Parafraseando a William Shakespeare y su personaje Hamlet, “Algo está podrido, pero no en Dinamarca sino en Latinoamérica” y no son precisamente los muertos que han puesto los pueblos del continente de la esperanza.

 Podrido y maloliente y por eso debe ser cambiado, pero para ello se deben encontrar formas de cambio que se ajusten a los tiempos que estamos viviendo, es decir, que en el proceso de cambio le arrastre la menor cantidad de dolores posibles a nuestras gentes, pues ya basta, ya es suficiente de esgrimir esos sueños de justicia de nuestros jóvenes para utilizarlos como carne de cañón en los frentes de batalla. Esos frentes de batalla tienen que transformar la ignorancia por el conocimiento y los fusiles por herramientas de combate que cuando se usen lejos de destruir, construyan acciones que generen resultados positivos para nuestras sociedades, esfuerzos que estén dirigidos a hallar formulas de encuentro.

La noche jamás  podrá existir sin el día, así mismo la derecha se complementa con la izquierda, es ley de vida y de inclusión -no es una visión romántica de país y si una postura lógica y razonada-, de otra manera siempre habrá excluidos buscando la forma de incluirse, aunque para ello el caos y la destrucción sean una vez más el método a seguir, que por cierto es la formula más básica, la menos ingeniosa y paradójicamente la más utilizada, ¿estaremos cortos en ingenio los hijos de este continente?    

Semblanza

Semblanza

La Señora Blanca Alicia Contreras de González, tuvo a bien la gentileza de concedernos esta entrevista que nos permitirá acercarnos valiosamente a su historia de vida:

·        Cuando y dónde nació la señora Blanca Alicia

·        (La señora Blanca se lleva el dedo índice a la boca y observa hacia el  lado derecho de su cuerpo, como si el gesto le permitiera recuperar los recuerdos) Si bueno, yo nací el 27 de Febrero de 1929, en Santa Rita,  en el Estado Táchira.

·        ¿Recuerda qué día era?

·        No mijo, yo nunca llegué a enterarme que día de la semana era porque mi Mamá no se acordaba en que día exacto había nacido yo, ella era muy desmemoriada, igualitica a mi.

·          A propósito ¿Cuáles eran los nombres de su Papá y su Mamá?

·        (En esta oportunidad se frota con cierta presión las palmas de las manos y los dedos, previo a responder), Mi Mamá se llamó, María Antonia Contreras Lagos y mi Papá Delfín Contreras Martínez

·        ¿Qué cosa recuerda con añoranza de sus papas?

·        (Y en esta oportunidad aflora en su rostro una sonrisa amplia que le iluminan los ojos y surca su tez blanca salpicada de lunares marrones que el transcurrir del tiempo han estampado en su piel) ¡que no recuerdo mijo! Bueno de mi Papá es inolvidable el sentido del humor  que el le ponía a todo lo que decía, de todo sacaba un chiste, él parecía un muchachito no se tomaba nada en serio, pero cada comentario que hacia lo hacía a uno “totearse de la risa”, y todos mis hermanos varones le aprendieron a él, esa forma de decir las cosas.

·         en cambio mi Mamá tenía un carácter más fuerte pero también lo hacía reír a uno mucho, porque ella le ponía sobrenombres a la gente por cualquier cosa, “ala mirá la cosiánfira aquella como va caminando” y él que la escuchaba soltaba la risa,  pero a ella también le tocó trabajar muy duro para cocinarle a los obreros y a los nueve muchachos que tuvo, era un ejercito de gente la que comía en la casa y nos tocaba a mi hermana Digna y a mí ayudarle a cocinar para ese gentío,

·        Ah y a propósito de sus hermanos,  ¿Cuántos hermanos tiene?

·        Horita ya no  quedamos sino siete (7), pero en la casa en total éramos nueve (9) hermanos, cinco (5) varones; mi hermano Pedro, mi hermano  Delfín, después viene Tomas, después vino mi hermano Gustavo y  Guillermo y Norberto que eran los menores  y cuatro (4) hembras mi hermana Digna que era la mayor, después venía yo, después mi hermana Hilda y Tereza que es la menor de todas las hembras, aunque mi Mamá parió trece (13) muchachos.

·        (La señora Blanca continúa narrando de forma animada y absorta en sus recuerdos),  pero cuatro (4) se le murieron chiquitos y de los nueve que nos criamos hasta grandes ya se murieron dos (2) mi hermana Hilda que se murió a los quince (15) años en un accidente muy doloroso para todos nosotros, porque ella era muy bonita y alegre y todos la queríamos mucho, ese fue un golpe muy duro para todos en la casa y mi hermano Gustavo que él si murió ya viejo, hace como cuatro años.

·        ¿Todos viven aquí en Caracas?

·        No Digna, Pedro y Tereza viven en Villa del Rosario, en Colombia y Tomas y Norberto que son más apegados viven en San Antonio de Yare, ¡ah! mi hermano Delfín, el Militar también tiene una casa allá, pero el va y viene y aquí en Caracas estamos Guillermo que vive en Las Brisas y yo aquí en Los Magallanes.

·        Cuénteme, ¿Cómo fue para venirse a vivir aquí a Caracas?

·        ¡ah! Eso fue por que mi hermano Delfín se metió a prestar servicio Militar y entonces a él se lo trajeron para acá para Caracas y entonces el ya después se consiguió a la finada Edilia y se metió a vivir con ella y un día que fue para Villa del Rosario, como él sabía que yo había aprendido la Modistería y me había comprado una maquina de coser, me dijo que si yo quería me viniera con él y  él me ayudaba conseguir trabajo aquí en una fabrica de ropa y entonces imagínese yo estaba jovencita, tendría por ahí unos veintiún (21) años, pero una prima mía, Ana se llamaba porque ella ya murió,  de las otras Contreritas que habían también se venia a trabajar y ella me dijo vamos y así nos acompañamos y sí así fue que me animé, pero no duramos ni el año aquí, porque ella se tuvo que devolver para allá y yo no me pensaba quedar por aquí sola porque mi hermano Delfín viajaba mucho y yo casi no lo veía, entonces también me devolví con Ana.

·        ¿Pero después volvió, otra vez no?

·        Si pero eso fue como nueve (9) años después cuando me casé con Pablo Antonio, entonces nos vinimos los dos, porque él trabajaba en el Ministerio de Agricultura y Cría dibujando planos, porque él era pintor y llegamos primero donde una hermana de él,  Alicia, pero era mientras le alquilaban a él un apartamento del gobierno en Petare, porque como él trabajaba con el gobierno, eso fue en el año 1961 durante el tiempo que mandaba  Rómulo Betancourt,  me acuerdo porque yo quede embarazada de Miguelito, (recapitula para cavilar las fechas exactas, siempre haciendo el gesto de llevarse el dedo índice a la cara como si este fuese un  disparador de sus recuerdos)  si fue así nosotros nos casamos como en febrero de 1960 y en 1961 nació Miguelito, y después en el 62 nació  Antonio, pero como yo estaba sola me fui a tenerlos a ambos allá, donde mi Mamá porque, dígame yo solita aquí para tenerlos sin tener quién me ayudara a nada.

·        ¿Era un constante ir y venir Ah?   

·        Si después cuando volví ya Antonio estaba empezando a gatear y mis hermanos Pedro y Gustavo se vinieron conmigo a trabajar también, Pedro entro a trabajar en la construcción que eso era lo de él y Gustavo lo que hacía era manejar un carrito por puesto, sí el siempre trabajó como chofer de por puesto, hasta que él se casó con Emma y entonces yo los dejaba con ella para yo poder ir a trabajar.

·         ¿Qué añora de su pueblo?

·        Imagínese todo, por que allá terminamos de crecer después que nos tocó bajar de Santa Rita y todo el pueblo nos conocía y nos saludaban con cariño, porque sabían que éramos las hijas de Don Delfín y en cuanta fiesta había nos invitaban a mi hermana Digna y a mi, nos decían las Conteritas, porque ellos sabían que a donde íbamos se prendía la fiesta porque nosotras llegábamos era a bailar, no a quedarnos de pie, ¡hay nosotras si gozamos cuando éramos muchachas! (y las remembranzas de su juventud le iluminaban el rostro de alegría una y otra vez a cada frase que articulaba para narrar sus vivencias juveniles)

·        Para terminar revisamos unas fotos de su juventud,  sus familiares y sus hijos, fotos que describió con detalles que la memoria le dictaba y de las cuales tomamos tres para ilustrar esta semblanza de la señora Blanca.   

 

Esencia de Valores y de Costumbres

 

Blanca, como su color de piel fue el nombre que su mamá, María Antonia decidió colocarle cuando observó a aquella pequeña niña que nació ese 27 de Febrero de 1929 en Novilleros, en el Estado Táchira en la Venezuela gobernada por Juan Vicente Gómez, era la segunda hija en nacer en un matrimonio que sumó trece hermanos en total.

Creció rodeada de su familia en un ambiente con mucha vegetación, ganado,  otros animales domésticos y todo el paisaje rural que para entonces una vereda como Novilleros, fronteriza con la vecina Colombia a la que los avatares del correr cotidiano la llevaron un día a sus once años de edad a vivir.

Alegre por naturaleza, se acostumbró a participar en todo tipo de celebración con tinte religioso y festivo que la usanza  de aquellas épocas le permitió vivir, acompañada siempre de su hermana mayor Digna, su contemporánea y confidente amiga, y con la usual estima de las personas de un pueblo pequeño como Villa del Rosario, donde cada cual estaba al tanto de cada quien.  

 Aprendió el arte de confeccionar prendas de vestir, oficio que le permitió ingresar en el campo laboral que para entonces era bastante limitado, no sólo por la escasez de los empleos en la rural frontera colombo-venezolana, sino también porque las mujeres, recién empezaban a ingresar al competido campo laboral, que para entonces era casi de total dominio masculino.     

Religiosa y creyente por tradición familiar y por que el entorno social así lo requería, Blanca Alicia Contreras Lagos Contrajo matrimonio a sus 31 años de edad con Pablo Antonio González, formando así un hogar que se radicó a vivir en la capital venezolana, Caracas y del que nacieron dos niños varones; Miguel Ángel y José Antonio.

Desde la década de los años cincuenta en pleno siglo XX, la pujante Caracas represento para Blanca Alicia la oportunidad de obtener mejores entradas económicas, aunque a cambio debió sobrellevar el pesado fardo del desarraigo Familiar, sin embargo el hecho de ser madre le proporcionó otras motivaciones  con las que asumió el destierro con verdadero estoicismo.

Hoy día cuando mira hacía atrás y observa las transformaciones que ha sufrido la vida rural y campestre de sus primeros años de vida, ella sabe y percibe que esa esencia aldeana de vida familiar, de costumbres tradicionales y de valores que se respetan, perviven aún hoy día en cada una de sus manifestaciones de vida y están allí como ejemplo cotidiano para sus hijos, nietos y  para  las futuras generaciones.

Porque más allá del proceso de evolución económica tecnológica y científica que observa a su alrededor, sabe que la Venezuela de hoy día enfrenta una profunda crisis y perdida de valores familiares, éticos y morales que se deben recuperar, por ello no oculta su afinidad ideológica con el actual proceso de revolución y de cambios de fondo que llevan a cabo la Revolución Bolivariana y el Presidente Hugo Chávez. 

San Cristobal, ciudad amable

San Cristobal, ciudad amable

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

“Cultura Digital”


De la cultura digital a la gestión del conocimiento, artículo
interesantísimo por cuanto pone de manifiesto para el lector la importancia y
significación que tiene para la sociedad actual –para no llamarla cibersociedad
y plagiarse el termino utilizado en el artículo-, el desarrollo de las nuevas
formas de tecnología, los ordenadores y la comunicación digital.

Llama poderosamente la atención el énfasis que hace el artículo en la
posibilidad que tienen los usuarios de acceder al ordenador y convertirse en un
usuario activo frente a los nuevos modelos de comunicación que surgen y las
destrezas que este adquiere en lo que su autora Guadalupe Aguado llama “Cultura
Digital”, para referirse a los múltiples aprendizajes que hace el ciberusuario.

“El avance y prosperidad económica de un país depende
tanto de su desarrollo tecnológico como de la existencia de recursos humanos
cualificados”
(Guadalupe Aguado).

En este corto pero sustancioso texto, su autora nos deja manifiesto la
importancia que tiene hoy día para todo país que quiera sumarse de forma
adecuada a su desarrollo como nación, el hecho de crear las condiciones
propicias para impulsar su industria tecnológica y propiciar que sus ciudadanos
se formen y adquieran las destrezas pertinentes, para el uso de estas formas de
conocimiento que se requieren para usarlas adecuadamente.

Es indiscutible que la tecnología digital en todos sus formas está
invadiendo todas las áreas del conocimiento y todos los espacios relacionados
con el ámbito estudiantil y laboral, las empresas privadas y las instituciones
gubernamentales han digitalizado el manejo de sus cifras y datos.

Pero en países como los nuestros –los países Latinoamericanos-, en donde
los desarrollos de las nuevas tecnologías, van siempre un paso atrás, en
comparación con los Norteamericanos y los Europeos, este desarrollo tecnológico
empresarial y gubernamental siempre generará nuevas formas de exclusión, pues
por todos es sabido que en nuestros países hay cientos, miles, quizás millones
de personas que siempre han estado y aún se mantienen por fuera de la educación
formal.

Además las condiciones de pobreza extrema –Venezuela incluida a pesar de
las políticas inclusivas en materia de educación del Estado Venezolano-, la
vida en zonas apartadas y de escaso desarrollo socio-cultural, la escasez de
centros públicos de formación y estudio, el analfabetismo en la mayoría de los
países de la región, siempre serán un obstáculo a vencer por sus habitantes que
siempre estarán en la necesidad de establecer prioridades y el ganarle ala
pobreza será el factor apremiante.

No se trata de colorear un panorama gris, ciertamente el desarrollo
tecnológico y la formación de gente calificada y competente frente a las nuevas
tecnologías es de gran importancia, pero la pobreza en nuestra región es el
primer obstáculo a vencer.

“Relevante en dicho sentido será el desarrollo de
procesos formativos dirigidos a que cualquier sujeto aprenda a aprender”
(Guadalupe Aguado).

Esta frase llama poderosamente la atención porque ciertamente cuando el
usuario se sienta frente al ordenador –el computador, como es más coloquial en
nuestro medio-, siente una necesidad grande de aprender la forma de usarlo y
cuando este no tiene ninguna experiencia previa, primeramente es embargado por
una sensación de impotencia, seguida de otra de falta del conocimiento.
Relevante es que el usuario se enfrenta al computador con un facilitador o una
guía previamente adquirida y de facil comprensión.

La otra condición necesaria es que el usuario tenga a su disposición un
computador para sus prácticas cotidianas, ello le dará la praxis que todo el
que estudia precisa. ¿Por qué menciono este tema?

Por todos es sabido que la Universidad
Bolivariana de Venezuela (UBV), dispone de pocos laboratorios
de computación, por lo cual el alumno se ve obligado a usar los llamados caber
-sitios de alquiler de computadoras- por tiempo limitado para acceder a sus
practicas y hacer sus trabajos digitalizados, además de aprender las
competencias que atañen a la “cultura digital”.

No se trata de cuestionar por cuestionar, el objetivo que persigo es
dejar por sentado una vez más y como una crítica constructiva, que no se puede
estudiar computación y materias inherentes al ciberconocimiento en un aula de
clases convencional sin computadores para ejercitar el conocimiento adquirido,
pues esto dificulta el aprendizaje del alumno.

Obviamente cuando Guadalupe Aguado escribió este artículo, lo hizo
pensando en un usuario que tiene otro nivel de vida, bastante superior al
nuestro, con un nivel adquisitivo que le da fácil acceso a los ordenadores y al
Internet. Por supuesto en estas condiciones a cualquier sujeto se le facilita
aprender a aprender, en nuestro caso y en nuestro medio, sin que este argumento
pretenda ser una excusa, pues bien reza el dicho popular “querer es poder”,
pero evidentemente el aprendizaje se dificulta y se demora más en llegar.

“Gracias a la red, a la telefonía móvil y a las
cámaras de video digitales, los ciudadanos han pasado de ser considerados por
los medios una audiencia pasiva, consumidora de contenidos, a tomar el papel de
una audiencia pro activa, generadora de dichos contenidos”
(Guadalupe Aguado).

Esta punto debo decirlo, me parece uno de los más positivos que tiene el
manejo de las nuevas tecnologías de la información, ya que indiscutiblemente
quienes hemos tenido la oportunidad de acceder a ellas, hemos podido constatar
que evidentemente frente a estos medios de comunicación el usuario se hace más
creativo, la comunicación fluye con más posibilidades de herramientas para hacerse
más eficaz en el mensaje que se quiera transmitir, pues el sonido, la imagen,
las múltiples posibilidades que nos da el envió de un texto escrito, el color y
corto espacio de tiempo en que podemos transmitir una información a largas
distancias, y el hecho de poder comunicarnos con otras personas de forma
simultanea y casi instantánea, representan un gran avance en las formas de
comunicación que hace algunos años atrás eran impensables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Metabuscadores

Metabuscadores

Un metabuscador es un buscador que carece de base de datos, razón por la que estos se sirven de otros buscadores para analizar y presentar sus propios resultados. Aunque no suelen ser bienvenidos por los buscadores ya que el buscador hace la inversión para operar el servicio, los contenidos que usa elmetabuscador sin percibir niguna ganancia a cambio.

Algunos de los más importantes metabuscadores son:Metacrwler,Dogpyle, Everione.net, All4one, Ixquick entre otros.

Iglesia transgresora

Iglesia transgresora

 


Desde Hace casi diez años,  o quizás  antes, Venezuela entró en un proceso de reformas en todos los ámbitos de la sociedad y la iglesia católica no se escapa a ese continuo proceso de transformaciones. Aunque la  iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de la Garita se encuentra en las Islas Canarias, la noticia de que el sacerdote católico Francisco Pérez Bello, párroco de aquella localidad española y considerado como tradicionalmente trasgresor, se sumó este 28 de junio a la celebración por el día mundial del orgullo gay, izando en lo más alto de su iglesia la bandera de los siete colores que identifica el movimiento pro- defensa de la lucha de  los homosexuales, lesbianas y  transgéneros (transgresores de su propio género), no pasó desapercibida.



La información se regó como arroz, gracias a la magia de los medios  masivos, llegando a los hogares venezolanos en donde las reacciones  no se hicieron esperar. ¡Horror, fin de mundo! Gritó más de un ciudadano conservador y más de una coterránea creyente del catolicismo más exacerbado (agravado), y sus dogmas ortodoxos  (leales), que además, son acérrimos detractores de la homosexualidad y todo tipo de “desorientación sexual” que no se ajuste al modelo  que ellos han aprendido y que por costumbre y tradición, profesan y que por supuesto defienden a capa y espada.

 

¡Susto!,  se dijeron otros compatriotas con una postura aparentemente más moderada, recelosos de la actitud extrema y falta de escrúpulos –según su propio juicio-  la que el padre Español le estaba mostrando al mundo al izar la bandera gay.

 

Por supuesto esta insolencia inusual, no es la postura  de la iglesia católica, apostólica y romana,  tradicionalmente opuesta a toda forma de cambio y transformación que pueda socavar y amenazar las creencias conservadoras que sustentan la autoridad y la hegemonía religiosa que la iglesia católica tradicional,  mantiene desde hace más de quinientos dieciséis años en nuestras tierras. (Desde 1492, fecha en la que el imperio Español, pisó por primera vez –según lo cuenta la historia oficial y socialmente  aceptada- tierras Venezolanas y Latinoamericanas, trayendo consigo la religión católica)-

 

En fecha reciente el papa Benedicto XVI, se pronunció en contra de las uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo, uniones  que ya se celebran en varios países de la unión Europea como España, Holanda y Bélgica entre otros, por considerar que la base De la sociedad debe ser la familia que se crea con asiento en uniones entre Heterosexuales –hombres y mujeres-, cuya única finalidad es la procreación y prolongación de la especie humana; además de su afán para contrarrestar los escándalos por supuestos abusos sexuales que en varias ocasiones, se han suscitado entre prelados de la iglesia católica y menores de edad del mismo sexo  en diversas partes del mundo.  

 

 Al anterior escándalo se sumó la postura tomada por el grupo eclesial insurgente y de origen Luterano, La Nueva iglesia Católica reformada Venezolana (ICRV), dirigida por el cura anglicano Leonardo Marín Saavedra. (…) “la condición homo o bisexual no es pecado en si, sino la práctica de cualquiera de estas”;  “…las únicas dos restricciones para estas personas son la prohibición del matrimonio y la ordenación sacerdotal, aunque se les permite participar de la eucaristía y otros sacramentos sacerdotales”. Así se pronunció Enrique Albornoz, obispo principal de la ICRV en sus recientes declaraciones en las que daba a conocer los lineamientos que rigen su organización.

 Si bien  esta postura  responde a la necesidad de sectores progresistas que también    quieren propiciar  una serie de cambios de fondo, dentro del seno de una ideología religiosa que tradicionalmente ha hecho uso de su autoridad  para Tomar actitudes, que por su naturaleza son excluyentes y absolutistas, cabe decir que las declaraciones del señor Albornoz son ambivalentes, sospechosas y suenan bastante utilitarias y convenientes. ¿Se las habrá dictado el afán de captar feligreses para su doctrina religiosa? ¡Vaya usted a saber!

Por supuesto, la respuesta airada y contundente de los altos dignatarios del catolicismo romano, no se hizo esperar. Uno de sus voceros, monseñor Ovidio Pérez Morales, presidente del Concilio Plenario de Venezuela, Dijo que: “…la iglesia católica reformista apoya a Chávez”. Además aseveró,  “…estos grupos están  utilizando el término católico indebidamente, creando instituciones paralelas manipuladas desde sectores oficiales, para mostrarle al pueblo católico en general que hay división dentro del seno de la iglesia católica tradicional venezolana, apoyados además por todos los medios oficiales y su hegemonía comunicacional…” Y a los prelados del catolicismo les es aplicable aquella máxima que reza así: ¡Definitivamente no hay peor ciego que aquel que no quiere ver, ni peor sordo que aquel que no quiere oír!

 

Lo que no dice el monseñor Pérez Morales, es que tanto en el seno del  chávismo, como en el  de la iglesia católica la homofóbia es el pan de todos los días y salvo casos muy aislados, como parecen ser el del padre Francisco Pérez Bello y la ICRV,  cuando algún personero de uno u otro bando hace uso de una supuesta apertura hacia la comunidad homosexual, no lo hace sólo con la finalidad de buscar apoyo de parte del colectivo –Mal llamado “minoritario”-, sino con la finalidad de sacar provecho político o religioso y  de carácter coyuntural (temporal).

 

Aún siendo esta la experiencia, cabe destacar que esta es la primera vez en Venezuela que un grupo eclesial, aunque paralelo y en desacuerdo con los dogmas excluyentes de la iglesia católica, apostólica y romana, se atreve a manifestarle apoyo a la comunidad homosexual venezolana. También es la primera vez en la historia de la humanidad que un sacerdote hace flamear en las afueras de su iglesia la bandera del colectivo homosexual, tradicionalmente rechazado por la todopoderosa y santa autoridad Vaticana.

Pareciera que la iglesia católica romana y apostólica en su empeño obstinado por mantener sus premisas que ya resultan bastante anacrónicas (extemporáneas), está condenada a quedarse no sólo sin sus prelados, sino también sin sus feligreses, quienes siempre estarán en la búsqueda de una doctrina eclesiástica que más allá de darles Apoyo espiritual, -muy necesario sobre todo en nuestra época, signada por la división familiar y La soledad personal-, les brinde por encima de todo la posibilidad de encontrar el apoyo social e inclusivo  que como seres humanos todos necesitamos y al que como hijos genuinos de esa energía infinita o ser llamado Dios, al que todos buscamos y al que todos tenemos  el legítimo derecho de encontrar, al menos en el plano terrenal, amen.

 


 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres